Características de la edad de hierro europea (Des de 1.200). El acero. La protohistoria

Entre el 1.200 y el 900 a.C. se rompe la tradición tecnológica del bronce y todo lo asociado con ella (rutas de estaño incluidas), esto sucede por la aparición de la nueva metalurgia del hierro (acero).

El acero se desarrolla en torno al 1.200 a.C. en el mundo de “Urartu”, situado al nordeste de Anatolia. Esta sustitución se produce por las propias características del acero, que son:

  • Más resistente que el bronce
  • Más duro que el bronce
  • Filos más cortantes (que con el silex y la obsidiana)
  • Se encuentra hierro en todas partes

El acero es una aleación de hierro y carbono (1,2%), ya que el hierro solo es frágil y blando. Cuando consiguen las condiciones para producir acero, se impone rápidamente, por esta razón, esta sustitución explica la crisis de los estados. La aristocracia de estos estados deja de tener el control de los circuitos, y sobre todo, quien tiene el acero es el más poderoso.

Los ejércitos de esa aristocracia no puede hacer frente a los pueblos armados con acero (Pueblos del Mar, Dorios…). El acero necesita más profesionalización que el bronce, no es posible una fabricación en serie (no se utilizan moldes), ya que no se fabrica fundiéndolo, sino a través de las técnicas de la “forja” y el “templado”.



  • Forja: el hierro se sumerge en un horno con brasas de carbón, cuando se pone rojo se golpea con un martillo para separar las impurezas del hierro, a la vez que se introduce el carbono en la estructura del hierro, pasando a ser acero.
  • Temple: la pieza (muy caliente) se enfría inmediatamente sumergiéndola en agua helada.

Cada pieza se tenía que trabajar por separado, ya que necesitaban un control preciso, sin ningún despiste, ya que si enfrían lentamente se rompen. A partir del VI a.C. el acero se generaliza en Europa, África y el Próximo Oriente.

La figura de los herreros es de las más controvertidas en la sociología histórica, se presentan como grupos extraños y cerrados que mantienen en secreto su tradición. Eran grupos móviles, así que estabilizar estas herrerías al servicio de la aristocracia era muy costoso, la producción del acero no se asegura hasta Roma y Macedonia (imperios).

La vida de las herramientas de acero era muy breve, eso significa que se necesita un reemplazo constante. Hace falta un gran volumen de trabajo para el mantenimiento del acero (evitar oxidación, afilar…).

También surge en este período la metalurgia de la plata y del plomo, para ello hace falta una técnica muy compleja (copelación), este sistema permite procesar grandes cantidades de plata. Aparecen grandes centros mineros dedicados a la explotación de la plata y del plomo. En las grandes zonas mineras encontramos cantidades de escoria (restos) grandes, que es el trabajo, pero la plata (producto) desaparece, va a parar al Próximo Oriente (Siria…).

La metalurgia del bronce en la edad del hierro esta formada por el cobre, estaño y el plomo, lo cual hace desaparecer esta metalurgia, ya que se vuelve más débil.

También surge la minería de la sal, la cual cambia la economía en Europa, des del 900 a.C. se ponen en funcionamiento salinas que producen toneladas de sal que circula por Europa, a la vez que circulan una serie de técnicas de circulación de alimentos. Aparecen grandes factorías especializadas en la pesca y la conservación. También aparecen en el 900 a.C. la alfarería del torno, la cual requiere una técnica y aprendizaje comparable al de la metalurgia del acero. Surgen grupos de artesanos (cerrados).