La democracia. Atenas

Atenas arcaica

  • Principales fuentes: El pasado lejano de Atenas sólo nos es conocido a través de relatos míticos, así como de referencias de autores antiguos y de la arqueología. Las principales autores utilizados para reconstruir la historia de la Atenas arcaica son: Heródoto, Tucídides y Plutarco. Destaca además la constitución de los atenienses, la Athenaion Politeia recogida por Aristóteles. Este buscará todos los sistemas políticos para crear uno de ideal (reuniría más de cien constituciones) pero sólo se ha conservado la de Atenas. Mediante su desgranaje de instituciones podemos acercarnos tanto a la Atenas arcaica como a la del momento.
  • Características destacadas: Si imaginamos lo que podía ser la sociedad ateniense al principio del siglo VII a partir de tradiciones que se perpetuarán durante largo tiempo, ésta parece dominada por una aristocracia guerrera, dueña de la tierra y del poder político.

Atenas estará presidida por una magistratura suprema y colegial, el Arcontado (de 3 miembros). Primeramente fueron títulos vitalicios, pero poco a poco pasarían a ser cargos de diez años y finalmente de un año. Esta evolución refleja una búsqueda de control.

  • Arconte Epónimo (el que da nombre al año) que poseía el poder ejecutivo.
  • Arconte Basileus (hereda título real) que se encargaría de las tareas espirituales, poseyendo el poder religioso.
  • Arconte Polemarco que poseía el poder del ejército, era el jefe militar.

Los diferentes arcontes no son más que la división que sufrió la figura títere del Basileus. En el año 683, el arcontado pasará a estar presidido por nueve magistrados. Se incorporarán los seis Themosthetes, que serán los encargados en la elaboración legislativa, y los que pondrán orden al derecho, el cual aún no es un derecho escrito. En resumidas cuentas, los Themosthetes poseen el poder judicial. Una vez más, el creciente número res reflejo de la necesidad de controlar un sistema cada vez más complejo.
A parte del Arcontado, se encontraba el areópago. Se trataba de un consejo nobiliario, similar a la Gerusia espartana, y que estaba formada por exarcontes. La función del areópago era supervisar la gestión de los arcontes, y la de gestionar asuntos de mucha envergadura. Además, los arcontes al terminar su magistratura debían rendirles cuentas.
También encontramos la Eklesia (reunión de hombres), que era la asamblea del pueblo, similar a la Apella espartana. Su función era básicamente la aclamadora de los proyectos llevados a cabo en el areópago. Acababan de aprobarlos. Poseían, pues, una función más simbólica que otra cosa. La masa popular realmente constituye para la aristocracia una especie de clientela, económica y socialmente dependiente, pero no podemos ponderar con precisión en qué consistía tal dependencia.
Existía un grupo de ciudadanos libres que podían adquirir una panoplia (conjunto de armas de un hoplita) y servir en las falanges de los hoplitas, que constituye la fuerza militar de la ciudad.

Evolución del Estado ateniense hasta Clístenes

Cilón, Dracón y Solón

A principios del siglo VII, Atenas que evoluciona muy rápidamente vivirá una fuerte crisis, la llamada STASIS, que afectará a todas las polis de nueva creación. Atenas buscará soluciones a través de su reestructuración interna, en lugar de conquistar nuevos territorios, en lugar de expulsar a un contingente de habitantes y forzarlos a emigrar. El problema básico que caracteriza la STASIS es la cada vez más elevada demografía y la necesidad de recursos. El sistema de distribución de la propiedad la controla la élite atenienses, los eupátridas. Ello provocará un cada vez mayor empobrecimiento del campesinado, ya que las pequeñas propiedades no pueden competir. Formará una espiral grave, ya que, para pagar las deudas se podía utilizar al mismo campesino.
Esta situación llevará al campesinado a la movilización, y tendrán un aliado fundamental: los nuevos ricos (comerciantes, artesanos…) los cuales no pueden acceder al arcontado. Sin esta nueva alianza, Atenas hubiese ido por el camino colonizador en lugar de llevar a cabo una reestructuración interna.
El primer indicativo del problema será la conjura de Cilón (630 a. C.) Este acontecimiento no únicamente hará palpable la stasis ateniense, sino que además reflejará una conflictividad social y una fuerte rivalidad en las élites. Heródoto, narra este acontecimiento en su obra “Historia de los Alcmeónidas”. Tucídides muestra a este personaje como perteneciente a una poderosa familia aristocrática ateniense, vencedor en alguna prueba olímpica y yerno del tirano Teágenes de Mégara (ciudad rival de Atenas). Siguiendo los consejos del oráculo de Delfos, intentó con el apoyo de Teágenes y sus partidarios tomar la acrópolis. Este proyecto fracasó, principalmente por la oposición del campesinado. Cilón y sus partidarios se rindieron y buscaron refugio en el templo de Atenea. El arconte epónimo, Megacles, miembro de los Alcmeónidas ofreció juzgarlos pero los ejecutó finalmente en lugar sagrado. Los alcmeónidas fueron considerados sacrílegos durante generaciones. Además, la ciudad de Mégara se apoderará de la isla de Salamina, pero posteriormente sería recuperada.
Después del episodio de Cilón, Atenas continuará con su cambio institucional. En el 624, las autoridades atenienses se verán forzadas a crear un código legislativo escrito, llamado el Código de Dracón. Éste es considerado el primer gran codificador de Atenas, pero su trabajo se limitó a recopilar normas constitudinarias. Sobre todo, se centrará en el derecho penal, ya que el objetivo mayoritario del código será disuasorio. De hecho, actualmente, el término draconiano es aquel que designa algo excesivamente riguroso. Ese objetivo es necesario en un momento en que la delincuencia iba in crescendo, y de esta forma se intenta atajarla, no obstante, no abordará las demandas del campesinado.
Paralelamente a ello, Solón, elegido arconte en el 594, intentará solucionar el grave problema que atraviesa Atenas. Tomará medidas hacia una Atenas más justa, a pesar de no ser consciente de ello. De hecho, estamos ante uno de los siete sabios de Grecia, un personaje muy valorado, y que pertenece a los eupátridas (aristocracia). A pesar de ello, es un aristócrata especial ya que ha viajado, lo que le permite tener una visión más completa. Será el artífice de la recuperación de Salamina en el 612, y este hecho le dará el reconocimiento suficiente como para ejercer un arcontado extraordinario. Solón actuará desde una doble perspectiva.

Reforma social de Solón

Solón es consciente de la amenaza que supone una agitación campesina, y, evitando ser un tirano, llevará a cabo un seguido de reformas: seisachtheia

  • Instauración de la Seisachtheia (literalmente supresión de cargas). Básicamente se trataba de una supresión de las deudas que habían ido in crescendo en la sociedad ateniense dada la ya comentada difícil espiral. Según Aristóteles, es la medida más importante. De esta manera, evitar la sublevación, los aristócratas deben ceder por el bien común. La Seisachtheia también contemplará la bajada de las tasas de interés, prohibirá que una persona sea elemento para deuda, aboliendo así la esclavitud por deudas, y restituye las tierras perdidas. Además, los esclavos vendidos fuera podrán volver al Ática. Por tanto, con la seisachteia, Solón conseguirá liberar al campesinado del estado de dependencia pero rechaza el reparto del suelo de la patria.
  • Instauración de un nuevo censo timocrático (sistema basado en la riqueza). De esta manera, entrarán en los asuntos políticos los nuevos ricos (comerciantes y artesanos). Para ello formará cuatro clases primordiales en base a los ingresos medidos en Medimnos.16 Estas clases encuadran las funciones político-militares. Según el status se ocupará una posición militar, y poseerá unas armas determinadas. Las cuatro clases son las siguientes:
  1. Pentacosiomedimnos: con un ingreso de igual o más de 500 medimnos. Esta clase tendrá plenos derechos.
  2. Hippeis: los caballeros, los que tienen ingresos suficientes para tener caballos. Deben tener un ingreso de igual o más de 300 medimnos. No tienen ya plenos derechos.
  3. Zeugitas: ciudadanos atenienses, con un ingreso de igual o más de 200 medimnos. No tienen dinero para tener un caballo y un establo, pero son capaces de mantener un par de bueyes. Serían los que formarán parte del grueso del ejército, de los Hoplíticos, que sería la infantería pesada.
  4. Thetes: que son los más pobres con un ingreso menor a 200 medimnos. Son jornaleros no propietarios y formarían parte de la infantería ligera del ejército ateniense.

El objetivo preciso es básicamente definir cargos militares en función de la fortuna y no del nacimiento, un elemento que refleja un importante cambio de óptica. Primeramente, reforzará a la aristocracia pero en un futuro tendrá un sentido más pleno.
Todo ello tendrá como consecuencia una orientación de la agricultura hacia cultivos arbustivos, una búsqueda de un aprovisionamiento regular de cereales y el desarrollo de la industria cerámica.

Reforma institucional de Solón

Para cambiar la dinámica interna de Atenas era necesario también actuar a nivel institucional. Solón aprovechará la estructura de la Atenas arcaica. El arcontado se mantendrá, y éstos se elegirán básicamente entre los Pentacosiomedimnos, de manera anual y por sorteo. El sorteo estará presente en todas las magistraturas, haciendo que todo, o al menos, todos los Pentacosiomedimnos en este caso, tengan las mismas oportunidades. El sorteo determinará a 40, y posteriormente se elegirán a 9.
Además, Solón mantendrá la Eklesia, organiza en base a esos cuatro grupos sociales, incluidos los thetes que comienzan a tener ciertos derechos políticos. La Eklesia será reunida con frecuencia, y en su seno se produce la elección de los magistrados.
Establecerá, no obstante, una nueva institución, viendo aquí la auténtica novedad de Solón, el eje fundamental de la reforma de Solón. Será la Bulé.

  • Bulé: el nuevo consejo de la ciudad desplazando al areópago. Sus funciones serán la de planificar el orden del día, la de preparar los proyectos, y será el órgano que deba hacer efectivas las medidas aprobadas. Tendrá, pues, el poder ejecutivo. Estará formado por 400 miembros que procederán de las 4 tribus de Atenas (100 cada una). Los miembros se renuevan cada año, y un 25% tiene que ser de extracción popular, empezando a tener un peso importante en lo que a influencia del pueblo se refiere. Este elemento tendrá una fuerte trascendencia.
  • Heliea: que será el tribunal popular, integrado por 6.000 ciudadanos, divididos en tribunales regionales. Será el órgano encargado de la justicia cuotidiana. Se renovarán cada año, por sorteo. La Heliea marcará un paso importancia hacia la democracia, pero Solón no tenía ese objetivo, simplemente intentará actuar de la manera más justo para sacar a Atenas de la stasis.

La tiranía de Pisístrato y los tiranicidas

Las medidas de Solón fracasarán parcialmente, ya que la conflictividad entre facciones y la oposición de la población no desaparecerán. La situación explotará de manera definitiva el 561.
En ese momento, encontramos tres facciones, que no necesariamente son indicativos de clases sociales, sino más bien se diferencian entre sí mismas por el territorio:

  • Paralios: habitantes del centro, de la ciudad
  • Pedieos: habitantes de las llanuras
  • Diacrios: habitantes de las montañas

Los diacrios probablemente representan los habitantes de Diacría, donde estaba la gran mayoría de la población, y serán éstos los que saldrán victoriosos. Pisístrato, actuando como un verdadero demagogo, captó para su causa a todos los descontentos fuera cual fuera su origen geográfico. De forma que no únicamente recibió el soporte de los diacrios, sino también de descontentos en las otras dos facciones.
Pisístrato, consigue erigirse en el tirano de la ciudad (561-527). Entre los lados positivos de su gobierno encontramos que avanza hacia la paz, que tendrá una tendencia a mejorar la situación de las clases más bajas, o por lo menos, de los habitantes de las montañas, básicamente por interés: necesita consolidar su posición. Intenta, pues, potenciar la economía, y buscará una paz exterior (necesaria para apaciguar la stasis). Embellecerá la ciudad, monumentalizando la acrópolis, consiguiendo cada vez más un aspecto místico importante. Erigirá el primer gran templo, el Hecatompedón, el cual Jerjes destruirá por su importancia, y en donde posteriormente se construirá el Partenón.
Pisístrato marca el paso hacia el progreso, y será de fundamental para la democracia. El término tirano nos ha llegado con connotaciones negativas, pero esto es básicamente porque quien escribe las fuentes es la aristocracia. La tiranía de Pisístrato ha sido considerada como necesaria para establecer lo que será la democracia ateniense.

En 527, Pisístrato fallece y le sucederán sus dos hijos, Hipías e Hiparco los cuales proseguirán la tiranía con un carácter similar al de su padre. Sin embargo, mientras que Pisístrato, por propia voluntad, quiso llevar la vida de un sencillo ciudadano de a pie, sus hijos se rodearon de una corte deslumbrante. En el año 514, Harmodio y Aristogitón, planearon un atentado contra los tiranos. Se estaban celebrando los preparativos para una procesión, y mientras éstos se encontraban en la acrópolis espiando a Hipías. Vieron que un conjurado charlaba amigablemente con Hipías, y creyeron entonces que les estaba delatando, así es, que anticipándose a la sublevación, dieron muerte a Hiparco el cual organiza la procesión. Harmodio fallecería enseguida asesinado por los lanceros, y Aristogitón fue torturado hasta su muerte. Esta es la versión de Aristóteles, que cambia algo respecto a un relato de Tucídides, que marca el punto de partida en una historia de celos. Hiparco, se enamora de Harmodio, quien por su parte lo rechaza. Para vengarse, Hiparco habría humillado a la hermana de Harmodio, y éste, ayudado de Aristogitón, su amante, habría preparado el asesinato del tirano. En consecuencia, los tiranicidas, fueron homenajeados como héroes por la democracia, y , todavía en el siglo IV, sus descendientes gozaban de privilegios diversos.
Pero el asesinato de Hiparco no puso fin a la tiranía, que duró cuatro años más. Según Aristóteles, el asesinato de su hermano fue el pretexto utilizado para endurecer su autoridad. Los nobles que habían regresado del exilio fueron expulsados de nuevo, como los de la gens de los Alcmeónidas. Fue la intervención del rey de Esparta Cleómenes, llamado por los aristócratas atenienses en el 510, lo que puso fin a la tiranía. Empezaría a continuación un conflicto entre facciones. El arconte Iságoras, que es protoespartana, querré que Atenas se una a la liga del Peloponeso, queriendo desmontar el sistema. Por su parte, Clístenes, líder de los Alcmeónidas, proreformas de Solón, conseguirá anteponerse.

La reforma de Clístenes

Clístenes será nombrado Arconte epónimo, y sus reformas empezarían en 509. Actuará desde su posición a dos niveles. En el territorial-administrativo y en el Institucional en el cual se aprovecharán las reformas de Solón. El año 509 es un año de referencia. Es el año en que se inicia la reforma de Clístenes, el año en que los etruscos son expulsados empezando de esta manera la República romana, y es el año en que habrá el primer tratado entre Cartago y Roma. Será, según Aristóteles: “El año del fin de las tiranías y victoria de la democracia” Sin embargo, hay que tener en cuenta que la República romana no era para nada democrático. Hablamos de conceptos de Democracia muy distintos.

Nivel administrativo

El objetivo de Clístenes será cohesionar a la población para eliminar intereses del tipo regional o gentilicio. Quiere evitar esa influencia gentilicia, y evitar los localismos.
Lo primero que hará será dividir el territorio en tres circunscripciones territoriales distintas. El DEMOS, la TRITTIE y la PHILEA, que se van a completar entre ellas para llevar a cabo el objetivo cohesionador.
El Demos es la circunscripción territorial más pequeña. Son las células básicas del sistema. Serían como barrios de la ciudad, pero a nivel más grande. Serán, pues, como pequeñas ciudades que forman Atenas. Entre sus características vemos que tienen una organización interna. Todo ciudadano mayor de 18 es adscrito a una Demos y adquiere el Demótico, el nombre de su patria. Ello es símbolo de la ciudadana y de la igualdad que ha de existir. Encontramos que cada Demos da su origen a un héroe, que le da el nombre.
Cada Demos hace el censo de ciudadanos. Es un organismo con una funcionalidad muy importante. De hecho, los miembros de la Bulé serán elegidos primeramente dentro del Demos, los denominados demotes. Por tanto, vemos que posee una profunda organización interna, son microciudades. Están lideradas por un demarca (lo que sería como un alcalde).
La trittie es una circunscripción intermedia. Antes de abordarlas, Clístenes establecer tres regiones.

  • Asty (núcleo urbano), lo que sería la urbs
  • Mesogea, las tierras interiores
  • Paralia, el territorio litoral.

Esto hace que haya un equilibro demográfico. Dividirá cada región en 10 tritties, un total de 30 regiones. La trittie no tiene una función clara, su objetivo es más bien diluir localismos, diluir la fuerza de los demos.
Llevará a cabo un cambio a nivel territorial, de las cuatro tribus gentilicias se pasará a un total de diez tribus territoriales. A diez phileas. Estas phileas estarán integradas cada una por tres tritties, pero no serán correlativas. Es decir, en lugar de encontrarnos una Philea con tres regiones Asty, vemos que será una asty, una mesogea, y una paralia. De esta forma, las tribus son heterogéneas, habiendo discusión, debate entre intereses. El objetivo una vez más el de romper localismos, la poca cohesión de las phileas y de la trittie fomenta discusiones, fomenta que no haya lugares de influencia. Es una organización territorial con un fin social. A partir de esta descohesión se consigue una cohesión estatal, ya que no surgirán zonas de mayor influencia (localismos).
Cada una de estas 10 phileas aportará 50 miembros a la Bulé17, habiendo así 500 miembros. Además, cada una de las phileas aportará un batallón de tropas oplítico (infantería pesada), dirigidos por un estratega que sería el líder militar de la tribu. De esta manera, encontramos que el ejército ateniense estará dotado de 10 Taxei, cada uno bajo el mando de un estratega, y coordinados por el Arconte polemarco.
Todos los cargos estarán bajo el mando de una misma persona durante un año, y no se podrá volver a presentar hasta al cabo de dos años. Si volviese a ser reelegido, ya no podría volver a serlo más, ya que el límite por ciudadano es de dos veces. De nuevo, esa acentuación del carácter rotativa. Sin embargo, habrá excepciones, ya que esto es la teoría y la práctica es bien diferente.
Clístenes, básicamente, querrá que todo el mundo tenga las mismas oportunidades, quiere que como mínimo cada ciudadano pueda participar una vez en los asuntos políticos. Es importante destacar que los ciudadanos atenienses tenían conocimientos políticos, ya que desde pequeños son educados en ella.

Nivel institucional

Clístenes, al ver la dificultad que conlleva reunir a 500 miembros en la Bulé instaurará un calendario político dividiendo el año en diez partes. Esta décima parte del año será llamada Pritanía. En cada pritanía, estarán al cargo cincuenta buletas de una tribu concreta, y estos buletas pasarán a ser llamados pritanos. El turno será escogido a sorteo. Cada pritanía tendrá un presidente, el epístrate, que será escogido de entre los 50 miembros, y que será un cargo escogido diariamente. El epístrate tendrá el gobierno en sus manos. Además, será quien convoque y presida la asamblea del Demos, la Eklesia. En el caso de que no haya tiempo para decidir y no se pueda convocar la Eklesia, la decisión de emergencia la tomará el epístrate. La figura del epístrate apartará progresivamente al arcontado.
Por la Eklesia pasarán todos los asuntos. Sus decisiones serán ejecutadas por la Bulé. En época de Solón, era un órgano pasivo, donde el ciudadano tenía voto pero no voz. A partir de ahora, en la Eklesia se dará lugar al debate. Se podrá denunciar, será un derecho del ciudadano el poder participar, hablar. La Eklesia no prosperará tanto como lo haga la Bulé pero se desarrollará ese derecho del poder participar.
Encontramos además la HELIEA, la que estará compuesta como en tiempos de Solón por 6.000 miembros. En activo habrá 5.000 y los otros 1.000 serán puestos en reserva. De los 5.000 se organizarán 10 tribunales con 500 cada uno (cada tribunal representará a una tribu). Como podemos ir apreciando, Clístenes lo que persigue es una restauración a nivel institucional profunda. El Areópago, no desaparece pero sí desaparecerá su significación política. De ahora en adelante su función quedará reducida al ámbito religioso.

Además, existen toda una serie de magistraturas, como el arcontado que ahora contará con 10 miembros (uno por cada tribu) con el fin de buscar el equilibrio. Existe, además, la magistratura de los estrategas. Ambas, son magistraturas para una clase social elevada, y por tanto no están abiertas a todo el mundo. La figura del estratega nace como una magistratura de ámbito militar, los cuales lideraban los taxei (como ya hemos visto). Pero poco a poco, ganarán terreno al arconte polemarco, el cual en estos momentos supervisa a los diez estrategas.
Todo este organigrama va a estar complementado por una institución que tiene como objetivo el proteger el sistema democrático ateniense. Se trata del Ostracismo, un sistema que aleja el peligro. Es una especie de institución que supervisa el sistema. Está documentado por primera vez en el 488. La investigación cree, que a pesar de que la fecha sea posterior a la reforma de Clístenes, que fue obra suya, lo que pasa que no será hasta el período entre guerras cuando la conflictividad en el seno de la aristocracia aumente. Para ello, se utilizará el proceso de la Ostracophoria. Éste se hará en la Eklesia, concretamente durante la sexta pritanía, en la cual se expondrá si realmente es necesario o no. Si es positiva la respuesta, en la séptima pritanía se hará la votación. El procedimiento es el siguiente: se coge un fragmento de cerámica, llamado ostracón, en el que se apunta el nombre. Ha de salir 6.000 votos como mínimo para poder expulsarlo. El castigo será el exilio por 10 años, y después de saberse el veredicto habrá un máximo de 10 días para salir de la ciudad. Es, pues ,una medida política para salvaguardar el sistema.

Valoración

Es indudable el éxito de Clístenes que con sus innovaciones logró un nuevo Estado tal y como lo exigía la sociedad ateniense. Con su reforma institucional y las adiciones a la misma logró introducir la igualdad de los ciudadanos en sus derechos cívicos y en su participación en la vida política, es decir, la isonomía. Su sistema, no obstante, no era totalmente novedoso, ya que sigue la línea de Solón y de los Pisístratas que buscaban la concesión de sus derechos al pueblo, suprimir las injusticias sociales y los odiosos privilegios de nacimiento.